“¡Ay! Nuestra propiedad se destruyó, nuestro esfuerzo fue en vano; nos fuimos de este bello mundo ancho, entramos en una tierra estrecha.” No lloren ni se pongan desesperados. Porque todas las cosas de ustedes se guardan. Cada obra suya se escribió. Cada servicio suyo se conservó. Un Zat-i Zülcelal que dará la recompensa de su servicio, que tiene cada bondad en Su mano y que puede hacer cualquier bondad, les atrae y hace que temporalmente ustedes queden bajo la tierra. Luego hace que les tomen a Su presencia. Qué alegría a ustedes que terminaron su servicio y deber. Su dificultad terminó, están yendo a la comodidad y misericordia. El servicio y tribulación terminaron; están yendo a recibir la recompensa. Sí, Kadir-i Zülcelal que guarda las semillas, que son las páginas del cuaderno de obras de la primavera anterior y cajitas de sus servicios, que guarda y difunde de una manera muy resplandeciente en la primavera siguiente, de una forma muy abundante tal vez cien grados superior que sus orígenes, seguramente Él guarda los resultados de las vidas de ustedes de la misma forma, y dará recompensas en abundancia para sus servicios.

¡Oh ser humano! El servicio que has hecho, la adoración que has cumplido, no va en vano. Se preparó una morada de recompensa y un lugar de dicha para ti. En lugar de este efímero mundo tuyo, un paraíso eterno te espera. Ten fe y confianza en la promesa del Halık-i Zülcelal, que le adoras y conoces. Para Él, no cumplir la palabra es imposible. En su poder de ninguna manera existe carencia. La inhabilidad no puede interferir en sus obras. Tal como crea tu pequeño jardín, también puede crear el Paraíso para ti, ya lo creó y lo prometió a ti. Debido a que Él prometió, seguramente te tomará dentro de él. Ya que vemos con nuestros ojos que junta y difunde con total orden y equilibrio, con total velocidad y facilidad más de trescientas mil especies y naciones de animales y plantas cada año en la faz de la tierra. Seguramente un Kadir-i Zülcelal como esto, es capaz de cumplir Su promesa. También ya que tal Kadir-i Mutlak cada año crea los ejemplos de la resurrección y Paraíso en miles de formas, además ya que Él promete la dicha eterna y da buena noticia del Paraíso en todos Sus edictos celestiales y también ya que todas sus acciones y cualidades son verdaderas y reales, son con veracidad y seriedad. También ya que con el testimonio de todas Sus obras, todas las perfecciones demuestran y atestiguan Su infinita perfección. Él de ninguna manera tiene falta y defecto. También no cumplir la promesa, la mentira y engaño son una cualidad muy fea, y son una falta y defecto. Cierta y seguramente ese Kadir-i Zülcelal, ese Hakím-i Zülkemal y ese Rahim-i Zülcemal, cumplirá Su promesa; abrirá la puerta de la dicha eterna, ¡oh gente creyente! les tomará a ustedes dentro del Paraíso, que es la tierra natal de su padre Adán.