Sepas con certeza que el propósito más elevado de la creación, el resultado más eminente de la naturaleza, es la fe en Allah. El nivel más elevado del ser humano, el rango más grande de la humanidad, es conocimiento en Allah, que está dentro de la fe en Allah. La dicha más brillante de los genios y seres humanos, el otorgamiento más delicioso es el amor a Allah, que está dentro de ese conocimiento en Allah. La alegría más pura para el espíritu del ser humano, la felicidad más limpia para el corazón del ser humano, es el placer espiritual que está dentro de ese amor a Allah. Sí, toda la dicha verdadera, alegría pura, otorgamiento agradable, placer limpio, seguramente están en el conocimiento y amor a Allah. Ellos no pueden existir sin estos.

Aquel que conoce y ama a Cenab-i Hak, logra infinita dicha, otorgamiento, luces y misterios, o virtualmente o de hecho. Aquel que no le conoce y no le ama verdaderamente, queda expuesto a infinita miseria, dolores y sospechas infundadas, material y espiritualmente. Sí, en este mundo miserable, entre la raza humana ociosa, en una vida sin fruto, de una manera sin dueño y protector, si una inhábil persona perezosa fuera el sultán de todo el mundo, ¡qué valor tendría! Así, que entre esta raza humana ociosa, en este miserable mundo efímero, si el ser humano no conoce a su amo y no encuentra a su dueño, todos entienden que es tan pobre y desorientado. Si encuentra a su amo, conoce a su dueño, en ese tiempo se refugia en su misericordia, se apoya en su poder. Ese mundo que es un lugar de terror, se vuelve en un lugar de excursión y comercio.